Buscar este blog

domingo, 29 de julio de 2007

viernes, 27 de julio de 2007

Restas

Recortan el cielo casi muerto,
laceran del día su canto final,
las lanzas puntudas de la reja negra
y entra la resta por el ventanal

se erige como un fuerte la casa
cuidan de la noche sus hierros picudos

lejos están esos
que duermen con la noche fría
que funden sus huesos con la escarcha
desguarnecidos
fríos

Que mas da si es de noche o de día
un programa de la tele
menos sierras aserrando menos chicos pasando
luces encendidas

Afuera sí es noche
si que es noche en las baldosas
si que es fría la noche con hambre
por mas paco y pegamento

Para qué la reja, para qué la noche
perímetros
para qué la noche

las lanzas se unen a la negrura
custodian del odio
de los de afuera
se fuma se jala

odio revés de la reja,
odio o reja,
oreja u odio,
odio u oído
por eso, odio

la ciudad menos mi casa igual
menos la del vecino igual
menos auto menos dvd menos salida al cine menos galletitas
igual

igual dormimos
aunque no durmamos igual

jueves, 26 de julio de 2007

Pajaritos





Lari quiso venir a ver lo que estoy haciendo en la computadora. Fue por una silla de la cocina y se sentó junto a mí para observarme, pese a mi advertencia de que sería algo aburrido. Nunca un ejemplo acompañó mas redondamente lo que alguien quiso sentarse a escribir.
Es sobre Cami. Es sobre lo que me produce el crecimiento imparable de Cami. Todos los chicos crecen, tienen una orden biológica que los empuja a constituirse en adolescentes, luego jóvenes y mas tarde adultos. Yo mismo sé que crezco, aunque en nuestra edad posiblemente sea menos notorio. Hasta pienso que en los treinta y tantos, uno se inclina mas a hacerlo por el lado del espíritu. Puede ser que sea un poco mas sabio, aunque no estoy tan seguro.
Ella, poquito a poco, va queriendo mover las alas. Es muy sutil, apenas tiene diez, pero compruebo día a día cómo muta. Estoy feliz por eso, pero un poquito impresionado.
Me impresiona cómo cambiaron sus gustos. De mirar los dibus con papi va pasando a chatear con sus amigas; nada hay mas importante que su pelo; una larga lista de cosas se mantienen lejos de mi conocimiento. Y un chico del grado está señalado como novio, aunque tal cosa no vaya mas allá de lo nominal. En realidad, podría hacer un mundo de esto último, pero no pasa por los celos la cosa.
Me impresiona que se acerque a nuestro universo, el de los mayores. Muchos a esta edad (la mía) tienen resuelto el futuro de sus hijos. Sea cual sea el camino que elijan, tienen banca de sobra para allanarles el camino. Yo, por el contrario, me desvelo pensando en futuros mas inmediatos, no muy asegurados para mis hijas, esposa y yo mismo. Vivimos mas bien en torno del presente.
Así que la incorporación de Cami, si bien falta mucho para que sea completa, me aporta un dejo de bronca, sabiendo que -por ahora- su vida será también de luchas. Quisiera que sean pocas y poder acompañarla todo lo que pueda.
Siempre creí que dejando de ser chico uno se encontraría con todas las respuestas. Vengo a descubrir que no, que lo que hay mas allá de la adolescencia son mas y mas preguntas. Como decía ese graffiti del mayo francés: cuando teníamos todas les respuestas nos cambiaron las preguntas.
Confieso que en este asunto hay mucho del dolor de perder los superpoderes. Dice la psicología que cuando niños vemos a nuestros padres como superhéroes, capaces de conseguir lo que sea y combatir a cualquier enemigo. Cami está en la edad en que mi capa empieza a verse gastada, nota los costurones y mi falta de musculatura. Me voy transformando en un tipo normal, algo neurótico, que desayuna con ella mientras la S de mi pecho se despega y queda colgando. Así debe ser seguramente, debe ser lo conveniente. Tal vez en el fondo su fantasía tan vívida hizo que yo mismo me la crea. Y ahora, enfrentado a mi condición humana normal, está claro que necesitaré cada vez mas de su ayuda y comprensión.
Puede sonar cursi pero sé que algo podré ofrecerle mas que nadie del pasado o del futuro: el mas inmenso amor que alguien pueda sentir.
Uno ama de mil formas. Ama a sus padres, ama a su perro, ama profundamente a su mujer. Nada puede compararse al amor que sentimos por nuestros hijos. Ellos nos hacen especiales, generosos, nos redimensionan sacándonos de nuestro ombliguismo innato. Desde que ven la luz nuestra propia luz se ve duplicada, desde que caminan redoblamos el paso, desde que se expresan somos una cabeza con dos bocas, un tronco con cuatro brazos. Vamos con ellos a la bandera, peleamos con ellos por un puesto en el tobogán, nos aburrimos, nos golpeamos y hacemos raspones.
Será por eso que nos da como un crujido al ver que crecen. Es un pequeño y necesario divorcio, el que les permitirá rehacer sus vidas y permitirles estas mismas sensaciones. La cuenta de teléfono y la de Internet, la nafta del auto para llevarlos y traerlos de piyamas party, los regalitos para el día del amigo, son los costos monetarios de ese enorme pasaje al crecimiento. Lo que queda de infancia y adolescencia será el momento en que permanezcamos en la estación hasta que llegue el día en que los veremos partir. Y nos partiremos como un queso. Y será necesario reconfigurar esa unión, unir muchos alargues para llegar tan lejos como ellos lleguen.
Estoy exagerando, ya se. Tan solo tiene diez. Tengo muchos años para verla en el nido y para ser yo quien de la cara por ella (y no ESE que quiere ser futbolista y escucha a Bob Marley y cuya familia va de pesca y que es amigo de fulano y de mengano, y del quien ya conozco toda la vida porque me la van contando de a cachos aunque no quiera).
Con Pluto nos miramos. Lo sostengo por el cuello y su cabeza de trapo ladeada me pregunta adónde irá a parar esa princesita que se peina y arma bolsitos para irse con las amigas y que cada tanto viene a ver la obra de títeres con carita tierna. Lara, que juega con todos los muñecos de la casa, sabe que Pluto es solo de Cami y que el perrito siempre la espera para irse juntos a dormir.
Te amo chiquita preciosa, la que ya bailaba en las ecografías. Este pajarón (superpájaro para Lari), tiene siempre un ala extendida para vos, sea para señalarte destinos de vuelo o para cobijarte de la lluvia.

domingo, 22 de julio de 2007

Ampliaciones




No deja de resultarme curioso esto de hacer crónicas sobre mí mismo. Si bien era corriente en el programa, aquello era mas bien una transgresión en medio de noticias relevantes. Ahora, sin los temas de fondo, pareciera que nado en mis propias trivialidades. De todos modos, hace unos cuantos días que alucino con una idea: la vida propia, la vida de los grandes personajes, la vida de los países, está mayormente constituida por pequeñísimas circunstancias cotidianas. Pienso en un forúnculo en la espalda de San Martín, una pelea conyugal de Leloir, pedos acumulados por Mahoma, un día -meses antes del historiado incendio- en que subió el precio de los dátiles en Alejandría.
Puede ser que a muchos sólo nos quedan esas menudencias de la historia, que no haya una jornada especial en que descubramos, por ejemplo, la fórmula mágica para diseñar cajas de CD´s irrompibles. Entonces no tenemos mas remedio que convertir una puteada proferida sin aliento a un conductor que nos salpicó barro en una proclama revolucionaria, tomar cualquier microdesgracia y llevarla a la categoría de epopeya.
En ese marco cuento que sí, que otra vez estoy por empezar un nuevo trabajo. Se tratará, desde el primer lunes del final de las vacaciones, en ser secretario administrativo contable del gremio de los médicos y profesionales de la salud, la Cicop. La verdad es que eso me tiene contento, celebro ser rescatado de la categoría de desempleado parcial. Siempre cuento con mi lugar en la escuela de radio -Eter- pero el afán por comer galletitas o frutas de mis hijas hacen que todo ingreso resulte poco.
Se ve que de algún modo el periodismo se me metió en la piel, al punto de representar para muchos mi razón de ser. Porque cuando les cuento a ustedes, mis amigos, que otra vez voy a trabajar, la imágen vuelve a ser la del micrófono. Y a mí me pasa lo mismo, aclaro. Porque además extraño ese canal de expresión. En ese sentido digamos que hay una ventanita pequeña que podría abrirse. No es ni una buena ni una mala noticia: está bueno que se abra un ventanuco, pero después de tanto golpearnos contra los marcos, necesitamos que si hay una chance consista en un ventanal o una puerta de doble hoja. Caso contrario preferimos el exilio interno y los silencios interrumpidos por este blog.
No corren buenas épocas para discutidores, problematizadores e incorformes manifiestos. Pese a que corre un aire de incorformidad clasemediero (precios de lechuga y crisis energética mediante), al medio pelo argentino no le cabe otra que el menú fijo, si se cansa del pollo al verdeo se va a los sorrentinos y de allí de vuelta al pollo; salta entre malos conocidos y los soporta hasta que el disimulo de sus corrupciones ontológicas se les cae por obra de la autoconfianza. Se suceden los nuevos perones que seducen a las masas por izquierda o por derecha, pero nunca terminan de enojar a los Braden, que siguen el juego cagados de risa.
La frasecita "Y a quién vas a votar si no?" , recorre las calles como una letanía, convenciendo de que la cosa pasa por ahí, por un dedo mágico que se apoya en el menú político sin leer jamás los costos.
Es probable que mi postura sea un acto de soberbia repugnante. Qué se yo, será que en este Prode hace mucho que vengo agarrando los puntos, con la vieja formulita "piensa mal y acertarás". Cayó De La Rúa, la converitibilidad, el Frepaso, el rodriguezaísmo, el duhaldismo y su manzaneraje, y caerá el kirchnerismo progre para que se vea su cara maquillada. Por menos que ésto Nostradamus es un grosso.
Pesimismo o autodefensa. Para quien ha visto "El abogado del Diablo", me pasa que veo los rostros de la época y -como fotogramas montados en la película- de repente se corre la piel y aparecen los monstruos de siempre, sirvientes del mismo y poderoso amo.
Después de este hermoso, digestivo y sentador canto a la vida, me despido de uds. atentamente.
Jorge Elano Dino

jueves, 19 de julio de 2007

Amistad

Queridos amigos:
Feliz día a todos. En esta fecha en que se conmemora la supuesta llegada del hombre a la luna, considero pertinente acordarme de ustedes. Dado que no programamos con tiempo y andá a conseguir una mesa, mi saludo será solamente éste, virtual.
Virtual y virtuoso será mi saludo, amigos. Es tan extraño este tema (al que voy a referirme) que ya parece común.
Hoy vinieron unos tipos a limpiarme la línea (aparentemente estaba sucia) como para ponerme banda ancha. En realidad para eso vinieron ayer, pero el tema es que les compré un televisor a mis niñas, y para darles cable compré un alargue que recorría toda la casa provocando tropezones y dificultades para barrer. Para hacerla corta les encargué a la dupla de la telefónica que -ya que tenían escaleras altas- agarren el cable y me lo manden para el fondo por arriba del techo. Me perdí. Ah sí.
La cosa es que le digo a uno de los sujetos "esto de la banda ancha está por explotar no?". A lo que el operario me corrige: "ya esplotó".
Cuestión que hoy caí en la cuenta del pasado que estamos viviendo respecto de la comunicación virtual. Se viene la radio en internet, la televisión, el cine, votar, comprar, vender, transitar, permanecer, habitar, todo desde una misma máquina.
Y en este mientras tanto, nos vamos acostumbrando a relaciones que años atrás eran impensables. Me pasa que me quedo mirando mi libreta de direcciones, constituida por gente de toda época: compañeros de primaria, compañeros de secundaria, compañeros de facultad, compañeros de pensión (de cuando iba a la facultad), amigos de toda la vida, amigos de hace veinte minutos, mi psicóloga, mi familia, gente a la que no quiero ver, gente a la que no puedo ver, oyentes de la radio, compañeros de trabajo, varios desconocidos y hasta alguno que hoy viste su pijama de madera. Es un presente perpetuo. Uno varía su estado, conforme se relacione con representantes de épocas mas o menos felices y de acuerdo a cuáles sean los recuerdos.
Pero hay mas: la sincronía en el tiempo permite que nos resituemos en relación a ese pasado. Yo en el secundario me sentía (y creo que era) una especie de nerd, mezcla de freak algo dark, sin el glamour que esos encuadres tribales pueden tener. Digo, expresado así, me haría ver como Kurt Cobain que ni ahí. La cosa es que algo de nuestra esencia reemplaza a nuestros estadíos de cada momento de la vida, la oportunidad de seguir "en línea" me deja sentir ahora que no ocupamos una misma aula, que somos mas amigos que antes. A lo mejor es eso, el no vernos, al no estar a la vista las muchas mutaciones del paso del tiempo, al no interponerse a la hora de estar frente a una pantalla ni las mil desventuras que nos fruncen el ceño ni las mil diferencias socioculturales que nos van tallando, aparece eso que se esconde tras los huesos y la carne, eso que todavía nos deja jugar como si fuésemos chicos, eso que seguramente alcanzará la eternidad: la esencia.
Uno se hace mas comprensivo de sí mismo y de los otros, aprende a querer lo querible y a desdeñar lo malo. Así funcionan las amistades.
Por eso, queridos amigos
feliz día
Jorge

lunes, 16 de julio de 2007

echando impresentables por la borda

Extraordinario el poder que -todavía- posee la administración K, demostrado ahora en esta salida de Miceli sin que el presidente se vea obligado a dar explicaciones, en una omertá parecida al ominoso silencio de Basile ni bien terminó el partido con Brasil.

Poder temporario, relativo, pero poder al fin. Permite guarecer a funcionarios corruptos, desproteger al pueblo a quien se debe servir y adornar todo con una cantinela inintelegible acerca de los cambios necesarios.

De todos modos, la salida de la ministro poco significa puesta en el contexto de un presidente que ha declarado prescindible la cartera que ocupaba. Siempre se supo que Kirchner maneja directamente las riendas de la economía y están demasiado claros sus objetivos y el modelo que sostiene como para -emulando el pasado atribuir al cambio de asistente alguna consecuencia que empeore las cosas.

Hace ya mucho tiempo, una obra de teatro muy menor se presentó en Mar del Plata. Su elenco estaba compuesto por adolescentes que prometían desde lo actoral, y que hoy día gozan de cierto prestigio: Leo Sbaraglia, Andrea Pietra, Fernán Mirás, Cecilia Dopazo, entre otros.

No estaría mal que se reestrene con toda la troupe que hoy acompaña a la dupla presidencial:

LOS NOVENTA SON NUESTROS.



Adiós Felisa, adiós. Suerte en tu nuevo puesto en la fábrica de juguetes Mis Ladrillos.

domingo, 15 de julio de 2007

Y bueno...



Finalmente no nos hicimos de la Copa América. Una lástima, se la llevó Brasil. Justo en el momento en que me dije que no podía quedar afuera de las pasiones populares y me puse a mirar. La vez pasada, creo que contra México, me aburrí como un hongo casi todo el partido (cuando empezaron los goles medio me desperté), tanto que me puse a pensar si la polilla que pasaba por la lente de la cámara podría considerarse venezolana o si, en cambio, los insectos y los animales son internacionalistas. También me entretuve escuchando las arengas de Alfio Basile desde el costado de la cancha.

Bueh, pero qué importa mi embole futbolero. Lo tremendo es que -otra vez- depositamos en vano nuestra sed de revancha en una selección que no deja asomar su ADN de campeón y se extravía cuando se encuentra con medio rival que le saca la pelota.

Que se vayan todos!

JK

sábado, 14 de julio de 2007

Ojito ojete




Este ojo es como los de la cara, sólo que increíblemente desproporcionado. Claro, por qué debería mantener la proporción si a la cara no pertenece. Mejor digamos que es un ojo gigantesco.
Enorme, pero un ojo. Pestañea cuando se seca, con un ruido perturbador parecido a una gran olla de guiso revuelto para recalentarlo, o a los labios de una mujer, cuando se separan anhelantes.
Las pestañas levantan viento al agitarse y el iris -almendrado- es del tamaño de un plato playo. Particularmente impresionante la pupila: los cambios producidos en ella por la luz oscuridad, son notorios e infunden miedo. Como la pupila es un agujero, que se clave en uno da sensación vértigo, como que va a chuparte hacia quien sabe qué conducto.
Ese ojo me mira,
me escruta, me sopesa,
me anticipa, me juzga,
me acompaña, me apuñala,
me desnuda, me acribilla,
me traspasa, me contiene,
me dibuja, me pinta, me borra,
me persigue me muestra me promueve
menoscaba humilla soslaya
pierde
fusila
lame
huele
ironiza
ayuda
alienta
sofoca quema.
No es mas que un ojo, pero contra él se restrega mi imágen y semejanza
Es el ojo superyoico o no hay muestra de ello
el de Buñuel o un buñuelo
una puerta, ventana o nada
qué mierda es el ojo
que mi mano no para de trazar.

jueves, 12 de julio de 2007

Iujuu!



Conseguí laburo otra vez, ampliaremos.


martes, 10 de julio de 2007

Nieve!!!!



Queda claro que la culpa por haber sido Mar del Plata la única excepción en el reparto de nieve del fin de semana largo, es del señor Pedro Mazza. Que los vientos del océano, que la humedad y que la mar en coche, cuestión que acá nos quedamos viendo por TN cómo se ponían felices los porteños que votaron a Macri.
Culpa de Mazza y de Daniel Katz, un bochorno.
En otro plano Kirchner desearía ser, más que un pingüino, un gato con siete patas. Últimamente no da abasto para tapar las cagadas. Entre la de Economía, que guarda ladrillos de coimas junto al rouge, y la Medio Ambiente que está forrando a la familia de verdes, nuestro presidente tiene para entretenerse. Es lamentable su apelación recurrente a las "campañas sucias" y su remanido estilo de tirar piñas al aire aduciendo que quieren atentar contra un "proceso de cambio", como si se tratara de Salvador Allende jaqueado por las multinacionales. Lejos de eso, su connubio con las empresas privatizadas -y por ende su falta absoluta de parate al apetito de lucro- se demuestra en esta crisis energética permanente, que tiene como única salida oraciones a San Expedito.
Si todo eso resultare poco, hoy una funcionaria con 25 años de carrera en el Indec fue despedida sin más, por el mero hecho de haber manifestado que le resultaba imposible hacer la parte que toca al primer semestre de este año en la encuesta permanente de hogares, por estar el índice de precios al consumidor (IPC) absolutamente dibujado. Dicho de otro modo: se empeña el gobierno en negar la existencia de una inflación sostenida, que deja caminando a los salarios y volando en jet a la canasta básica. No alcanzan las mesas de negociación salarial (hoy se reunió el kirchnerista Consejo del Salario Mínimo, incluyendo a la kirchnerista CTA), para remediar lo que Gobierno ayuda a enfermar. Porque es al menos paradójico que la carne esté bajando en Liniers y las carnicerías sigan con la milanesa mas cara que una campera.
Decí que cuenta con un pueblo tan pelotudo, capaz de sostener márgenes de consenso hacia las figuritas presidenciales, pese a lo que se atenta contra él. Obviamente en eso contribuyen los medios. Aunque es impresionante cómo salió Clarín del domingo, con denuncias mas propias de Perfil que del multimedio acomodaticio de que es la proa. Hacía rato que no tenía en mis manos un diario que no fuese propaganda.
Estamos en un año electoral. Los kirchneristas locales hacen la plancha a sabiendas de que una enema de goma es capaz de ganar si su boleta se engancha con el pingüinaje, que de otro modo no se explica que un menemista impresentable como Scioli aspire a ser gobernador provincial. De otro modo no se entiende que no pidan la destitución de Katz por ser inoperante que acá, solamente acá, no nevó.
Y la de Mazza.

viernes, 6 de julio de 2007

Independencia




Celebramos hoy el día de la Independencia. No es exactamente hoy, pero el 9 es feriado. Dicen que festejar antes trae mala suerte, aunque, en el caso de la patria, eso corre mas bien para el 25 de mayo que es el cumpleaños. De todos modos, agarrarse huevo o teta del lado izquierdo, no sea cosa que -por ejemplo- se constituya una monarquía progresista que nos gobierne para siempre.
Lindos actos escolares. Porque fueron dos: Lara (3) hacía de paisana y Camila (10) de abanderada. Así que cantamos el himno en cada uno.
El himno: cierto es que el Himno Nacional Argentino interpretado por alguna banda militar representa en alto grado la visión castrense de la historia. Años de dictaduras e imposición de argentinidad a culatazos, nos hacen reactivos a todo lo que rememore el dominio castrense. Por eso Charly García, Gerardo Sanz, Pedro Aznar y Jairo han hecho reversiones de la canción patria muy bonitas. Ahora, me pasa algo con eso: la entonación que me enseñaron es la tradicional. De modo que cada vez que la maestra le da play a esas versiones civiles, me quedo todo el himno tratando de pegarle a los tonos. A tal punto que llega un momento en que no canto porque sé que no voy a acertar. Y si nos dejamos de joder y pasamos siempre el mismo? Digo, que se pase la versión de siempre y en la mitad la directora superponga "militares putos" con el micrófono que acopla.
El folklore: Lari estuvo muy bien en las dos pasadas por la Pulpería El Ombú. En una bailó la "Chacarela" y en la otra un chamamé. Claro, hubiésemos bailado mejor si nos hubiera tocado semejante paquete de compañero. Un rubio parecido a El Principito, se pasó ambas coreografías mas concentrado en su caballito de plástico que en seguir la coreo. También, a quién se le ocurre darle un juguete nuevo para un acto y, segundo, donde se ha visto un gaucho bailando a caballo.
Los Köstinger no somos muy inclinados al folklore, la verdad. Por eso, en señal de resistencia, nuestra paisana lució un vestidito fucsia, que solo es hallable en almacenes de ramos generales muy pro.
La bandera: Cami no quería perderse el acto de jardín que estaba antes. Mitad por amor a su hermanita y mitad para zafar de gimnasia (otra cosa que a nivel familiar nos parece antinatural). Después le tocó el turno de portar la bonaerense ( enseña a la que para no mellar el orgullo paterno hoy no haré referencias) con esa carita de nada que debe ponerse para estar a la altura del acontecimiento. Han hecho estragos los cráneos de Educación con sus disposiciones acerca de la bandera de ceremonias. Porque antes estaba prohibidísimo aplaudirla. Ahora resulta que no, que se puede. Pero en las idas y vueltas algunos quedaron de un lado y otros del otro. Cuestión que a la hora de las menciones, algunos aplaudimos desde el principio (para que nos toque cuando lleguen a nuestro retoño) y otros no. En el primer acto se aplaudió a cada uno y en el segundo quedé pagando en los dos primeros nombres y se apluadió todo al final. Puta, hay que hacer un curso para seguir el ritmo de los cambios.
El Himno 2: No puedo dejar de mirar a las criaturas, sobre todo las muy pequeñas, cuando se canta "cooooronados de gloria vivaaaaaaaaaaaaa mos.....o juremos con gloria morir". Detenido en la frase me quedo, sistemáticamente, todas las veces. Parece una promesa fuerte que entonamos toda la vida y que, a decir verdad, no atribuimos la importancia que reviste. Qué significará, hoy, vivir coronados de gloria, condición sin la cual no es soportable la vida, al punto de entregarla por mantener la condición. Qué es la gloria de un país? Responderlo sería discutir sobre nuestras utopías, cosa que ha pasado de moda.
Viva la Patria!!!!

martes, 3 de julio de 2007

Despierta Mar del Plata! la @!%&W!!


Supongamos que usted se despierta a las siete menos veinte, desayuna, murmura maldiciones producto del sueño, maneja, deja a su familia en sus respectivos lugares obligatorios. Supongamos que son ya las ocho de la mañana y quiere -por ejemplo- llevar a arreglar una bicicleta fija.
Qué le pasa a esta fétida ciudad (siempre hipotéticamente hablando) que nada comienza a funcionar antes de las nueve y media de la mañana?!!!. Talleres mecánicos, consultorios, almacenes, bicicleterías, todo duerme medianamente hasta esa hora. Pero no es que lo ponen en un cartel y se hacen cargo, noooo cualquiera te bate que a primera hora te espera para tal o cual arreglo y cuando uno inquiera si entiende bien, que a primera hora son las ocho de la mañana, el señor -sin siquiera aportar un poco de rubor a sus mejillas- nos dice que claro, que a esa hora abren. Y uno, que es un pelotudo (hipotético), se planta ocho menos diez para ser el primero. Así vamos viendo salir el sol, desperezarse a los perros y manejar a los taxistas y remiseros, pero del señor mencionado ni noticias. Con suerte a eso de la 8:52 aparece un pibe y abre la persiana. Uno entonces se dice que la espera valió la pena, que ya llega lo esperado. Minga, es un ayudante de su excelencia, que tiene como única misión poner la pava para el mate.
Pasa muchas veces que en los negocios se junta algo de gente afuera esperando la gran apertura. Puede ocurrir que uno no quiera sacar un número al ingresar por el mero hecho de que la gente que entró con uno sabe bien quién primero y quien segundo. Pero quiere la parsimonia del tendero que todo se demore UNA ETERNIDAD. El tipo que atendió antes le presenta un caso inusitado, una barbaridad estrafalaria en el ámbito bicicleteril. Ya estoy adentro -se consuela uno- en definitiva lo que me molesta de esperar será recompensado con la atención personalizada para mí también. Pero de la nada aparece una vieja que sabe bien a qué hora caerse por allí. Obviamente saca número, el uno. La tranquilidad deja paso a una situación tensa, estresante, asquerosa. Es hora de ponerse en guardia frente a la advenediza. Que yo vine tan temprano que ni número saqué. Carajo. En un momento de extremo silencio (quizá cuando el que atiende fue a consultar una enorme carpeta de folios para determinar el precio de la pieza que necesita el forro de adelante) uno se arrima a la poseedora del orden numérico para advertirle que, sin número, a uno le asiste el derecho de irse primero. Sea cual sea el resultado, el tiempo va pasando inexorablemente. Las diez de la mañana están ahí nomás. Uno sabe que en la lista de cosas para hacer en esa mañana todas las que sigan serán igual de engorrosas. Porque a esa hora sí, a esa hora este pueblo pedorro está en pleno frenesí de actividad, a esa hora tenés cola hasta para que te lleve preso la cana.
El temita es cuando, supongamos, las hijas de uno salen a las doce. Las manecillas del reloj pasan por nuestra cervical como las agujas de un acupunturista piscópata. Es tiempo de tachar, de ir descartando asuntos que harían nuestra mañana productiva. La mañana se va, le decimos chau a la mañana, así, con la manito. Todo lo que esta manga de zánganos, que constituyen esa mentira que llamamos sociedad, se negaron a hacer a las ocho, lo pagaremos con una enorme lista de pendientes reformulada en orden a las prioridades. Quedarán primero las facturas que si no pagamos nos cortan el servicio, segundo las cosas a reparar y las compras de alimentos, dejando para lo último y con pocas esperanzas comprarnos algo que nos guste.
A mí me gusta dormir, capaz que mas que a muchos. Pero esta pachorra me tiene harto, sinceramente. Pónganse las pilas que hace frío para andar haciendo tiempo tan temprano.

domingo, 1 de julio de 2007

Buena semana!


Damas y caballeros, tengan ustedes muy pero que muy buena semana.

Hoy domingo, para empezar mi período de vacaciones cesanteadas, me he puesto a limpiar el garage, que era una verdadera inmundicia. Había: cajas de distintos tamaños, telgopores (se dice así?), papeles, diarios, revistas, tostadora eléctrica rota, tostador de hornalla pinchado y oxidado, ropa en bollo, tres televisores blanco y negro de 14" que creo que no anda ninguno. Mas que para una yanki "venta de garage" estaba para meter dos cartuchos de dinamita y huír sin mirar atrás. Pero finalmente opté por una gran, pestilente y altamente calórica fogata. Se que está mal quemar basura, pero convengamos que -dado que no hemos llegado a las ventajas recicladoras primermundistas- nuestros amgios recolectores son algo fifí. Si les dejás una bolsa de consorcio a tope no la llevan, si les dejás una caja no te la tocan. Por ejemplo: qué debía hacer con dos enormes círculos de telgopor que venían a cada extremo del termotanque que debí comprar? Mmm?

Se aprovechan de mis vericuetos creativos y mis vericuetos de croto. Confieso que he pensado que era una buena idea pintar alguna cosa en el dorso del tostador y que me da cosita deshacerme de ciertas cajas y papeles "por si algún día sirven".

Bueno, quedó pipí cucú. Ahora me ocuparé del pasto, tratando de conservar la dignidad evitando hacerlo en pijama, pantuflas y musculosa.

Hasta luego.