Buscar este blog

viernes, 31 de agosto de 2007

Proclama






Es como aquella frase: "lo viejo que no acaba de morir y lo nuevo que no acaba de nacer". Este invierno parece la Nona que interpretaba Gasalla en "Esperando la Carroza", está instalado y nos sigue dando esta neblina, estas heladas matinales, este alza en el precio de la papa (no hay puré Chef y parece que vamos a tener que importar tubérculos), estos resfríos tardíos, estas ganas de seguir en la cama,
esta montaña de ropa cuando afloja al mediodía, esta cara de viento en contra, estos dedos de mármol.


Por eso este llamamiento anticipado a elecciones.


Queremos que asuma ya la primavera, ahora mismo y con plenos poderes.


Que decrete el fin del estado de hastío,


la liberación de los cuerpos presos,


la repatriación de las flores.


Queremos una justa y equitativa distribución del polen,


que cada quien tenga su beso,


abolición de la angustia


y patrullajes continuos de chicas en minifalda.


Queremos canciones y bailes,


y la ocupación permanente de la plaza Mitre.



Primavera ya!


jueves, 30 de agosto de 2007

Prohibanló de una puta vez

Resulta que en la Gran Bretaña están obligando a las tabacaleras a poner fotos espeluznantes relacionadas con el fumar en cada paquete de puchos (puede leerse dando click a la frase subrayada).
La medida viene a sumarse a otras igual de temerarias adoptadas en el territorio pirata.
Otros catarrientos coincidirán conmigo en que nos están empujando al mar. Después de haber sido capturados con promesas publicitarias de todo tipo (minas, éxito, nivel, equilibrio), ahora la sociedad se revela contra este pedacito de mercado y ni somos liberados de sus garras, ni conseguimos absolución de nuestros coterráqueos. Somos bichos horribles y humeantes, y debemos esconder nuestra hediondez de las narices y ojos de la gente sana que corre por la costa.
Yo estoy harto de fumar. Los Philip me afanan como docientos pesos mensuales y no hay placer que alcance a compensar el sentimiento de culpa que me genera quemarlos cerca de mis hijas.
Pero es evidente que, como los que se dan con Paco, los que se pinchan heroína o se clavan 3lts. de tinto diariamente, estamos Algo fermitos. Por lo tanto, ¿por qué no expulsan por la misma borda a todos nuestros camaradas adictos, eh? Cualquier pendejo cocainómano parece mas gente que uno que prende un pucho. Un señor puede estar escabiando como loco en el mismo boliche que uno que prende un pucho, pero al que van a mirar feo es a uno, aunque el otro se suba a su auto en 4 patas y arranque a 180....

Me tienen podrido, los puchos, los ingleses y todos.
Prohibalón de una vez y listo.
psss cof

martes, 28 de agosto de 2007

LAS NOTICIAS PERDIDAS SON LAS RELEVANTES


UN FAMOSO CONCERTISTA, IGNORADO EN EL SUBTE


El reconocido violinísta Joshua Bell, tocó con un Stradivarius valuado en 3 millones de dólares, en un subterráneo de Washington, durante 43 minutos, y sólo unas 20 personas se detuvieron a escucharlo. Tres días antes, Bell había llenado el Boston Symphony Hall a 100 euros una butaca.


En lo que fue un curioso experimento sociológico, el diario estadounidense The Washington Post organizó una prueba para comprobar si la belleza de una melodía magistralmente interpretada podía frenar, al menos por unos minutos, el ritmo desesperado de una gran ciudad.


El concertista de violín Joshua Beil, de fama mundial y ex niño prodigio, se posó con su Stradivarius de 1713 -valuado en tres millones de dólares- en la estación de subte L”Enfant Plaza, en pleno corazón de Washington, un viernes a las 7.15 de la mañana (durante lo peor de la hora pico). Vestido con ropa informal, quien es considerado uno de los mejores intérpretes del mundo, ofreció seis piezas, entre ellas Chacona de la Partita número 2 en do menor, de Johann Sebastian Bach, durante 43 minutos. Pero no logró captar la atención de los ciudadanos, que creyeron que se trataba de un músico callejero más, según publicó The Washington Post.


De esa manera, se refutó la hipótesis de Leonard Slatkin, director de la Orquesta Sinfónica Nacional de EE.UU., que esperaba que Beli obtuviera una importante repercusión. Pero tras 43 minutos, habían pasado por el lugar 1.070 personas pero sólo 27 le dieron dinero y 7 se quedaron a escuchar. En total ganó u$s 32 y nadie lo reconoció.


“Era una sensación extraña, la gente me estaba... ignorando”, declaró Beli tras realizar la experiencia. Y agregó que se sintió extrañamente agradecido” cuando alguna persona tiraba una moneda a la funda de su violín. También expresó que el peor momento fue cuando terminaba una pieza y nadie aplaudía. Sólo una persona se detuvo seis minutos a escucharlo.


La experiencia era parte de una investigación realizada por el diario norteamericano: comprobar si la gente está en condiciones de reconocer la belleza. Tres días antes, BelI había llenado el Boston Symphony Hall a 100 euros la butaca. El director de la Orquesta Sinfónica Nacional de Estados Unidos estimó que el músico recaudaría unos u$s 150 y que de 1000 personas, un promedio de 35 se detendrían a escucharlo, pero sus predicciones no se cumplieron.

*Nota publicada en el portal “www.2Ominutos.es”

Una casa en el mar

Llevaba el equipo básico de viejo, posiblemente del tipo "viejo con camioneta con el capot ligeramente doblado hacia arriba". Una gorra descolorida, pulover no muy abrigado metido dentro de un pantalón jogging hasta las costillas, seguramente gris y estirado en un 50%. Esa indumentaria apta para días frescos y también para los tórridos, que es cuando expelen ese inconfudible olor geronte.
La farmaceutica le dió un remedio y consultaba la computadora para marcar las aspirinas 0.50.
- Así que anduvo por España...fue a pasear?
- No -respondió el viejo, e inspiró la explicación - fui a ver a mi hija, se quiere volver. DICE QUE NO ES FELIZ. Fui a decirle que no haga esa burrada.
Y yendo hacia la caja agregó:
- Los fines de semana se van a una casa en el mar. Acá ni en pedo lo podrían hacer.

Una versión de la paternidad.
Qué será la felicidad?

domingo, 26 de agosto de 2007


Hay veces y veces.

Hay veces que pareciera que la puerta del tren de la vida nos mordió la campera y nos arrastra de estación en estación. Hay otras veces en que sentimos que sujetamos a la vida por las crines, y la sometemos a nuestro antojo. Y veces en que, como Tom Hanks en la película Náufrago, no te queda otra que soltar los remos, verlos alejarse flotando, y entregarse a los designios del mar.

sábado, 25 de agosto de 2007

Alguna vez...

Por fin! Tuve problemas con la banda ancha mas un 16% de problemas relacionados a manos familiares inexpertas tratando de reconectarla. No es que yo sea un gran capo en cuestiones técnicas, pero hay peores y tocan.

Quería preguntarte si alguna vez notaste que la mayoría de las frases en tu cabeza empiezan así: "debería", "urgente tengo que...", "el lunes sin falta" y cosas así que se acumulan hasta el infinito, ayudada la demora por el componente monetario que conllevan. Y no solo escuchás esas voces por dentro sino que hay una voz exterior que te agrega ítems o refuerza los pendientes?

ahhhh, al menos no soy el único

martes, 21 de agosto de 2007

Jugos




En alguna década, la posesión de ciertos electrodomésticos nos parecía un mandato, rendir culto a la tecnología haciéndonos de sus últimos avances para el hogar.
De colores naranja o blanco, los aparatos ganaron nuestra casa y mas que nada la cocina.
Entre todos ellos, recuerdo la juguera, capaz de procesar mil y un alimentos para extraer de sus entrañas los zumos esenciales. Demostraciones en pantalla, hacían de éste un adminículo indispensable para la vida sana. Que un jugo de zanahorias por la mañana, que otro de remolacha por las tardes, todo contribuiría a nuestro bienestar y gozo.
Como hace ya mucho que estas cosas yacen en el fondo de las alacenas de nuestras madres, creí conveniente resignificar a la juguera con algunos experimentos.

Fue así como:

De una montaña de banqueros, unas gotas de humanidad
De la mirada de un viejo obtuve jugo de sabiduría
De un grupo de santas, un litro de putas.
Del rostro de una maestra salió mucha piedad, que en el medio de la experiencia fueron a dar a la cara de un asesino, que quedó desempleado en el acto.
De un yiro obtuve vasos de dignidad, recolectada ésta durante un desayuno con su hija.
La botella de coraje salió de un repositor en un supermercado, un joven pelado que apretaba los dientes y derramaba el contenido.
Curiosamente de aquél nene salió este chorro de crueldad.
Y de aquel chorro esta pizca de infancia.
De unos chinos una jarra de paciencia.
De una abuela una copa de resignación.
Poniendo una valija de recuerdos en la juguera, obtuve un galón de olvidos.
Y poniendo un guardapolvo con manchas de óleos, apareció mi papá y tomamos mates.
Y con un grano de soja me empapé con verdades.
Y exprimiendo verduras me convertí en guaraní.
En un momento puse a mis mujeres y la casa toda se inundó de luz.

Ah!

Encontré la manera de combinar lo que se puede comprar y no es tan sano, con lo que no se puede comprar: FIDEOS AL MORRÓN.

NOTICIAS QUE NO SON CUENTO


BOLETÍN INFORMATIVO



NIÑA Y SU ABUELA SALVAN LA VIDA DE MILAGRO TRAS SER DEVORADAS POR UN LOBO

El hecho ocurrió esta mañana en una cabaña del bosque, cuando un cazador que pasaba casualmente escuchó los apagados gritos de las víctimas, que provenían de las entrañas de la fiera.

La menor, identificada como Caperucita Roja, había concurrido a casa de su abuela octogenaria para llevarle comida, dado que la anciana sufre un reumatismo agudo, cuando fue sorprendida por el lobo, que previamente había consumido a su pariente.

Peritos forenses determinaron que la bestia no había masticado sus bocados humanos, por lo que la niña y su abuela resultaron indemnes.


EL MINISTERIO DE TRABAJO ALLANÓ MINA DE DIAMANTES

La cartera laboral procedió hoy a inspeccionar el yacimiento de piedras preciosas en que trabajaban los siete enanitos, en condiciones infrahumanas.

Según el ministro Carlos Tomada, el operativo responde a un plan nacional destinado a erradicar el trabajo negro y el trabajo enano.

"Es una decisión política de la gestión Kirchner culminar el año reduciendo el empleo informal, atendiendo al menos los casos de público conocimiento"- expresó Tomada en rueda de prensa improvisada al pie de la mina.


SE ESTROLÓ CENICIENTA HUYENDO DE PAPARAZZIS. ESTA HERIDA


Ocurrió anoche, cuando la princesa se trasladaba a toda velocidad por una autopista aledaña al palacio.

Un grupo de reporteros gráficos perseguía en motos a la ex mucama y al hombre que conducía la camioneta, cuando el vehículo colisionó contra un puesto de informes a la altura de Bernal y volcó mal.

Según el parte médico de palacio, Cenicienta sólo habría recibido un golpe en la nuca con el volante y su acompañante -quién fue retirado semi desnudo por los bomberos- tendría una fractura de columna.

----------------------------------------------------------------------------------

lunes, 20 de agosto de 2007

Verduras

Como me piden a los gritos que no haga mas chistes, y como acabo de llegar del supermercado, quiero hacer un esbozo de comentario acerca de mi poder adquisitivo: no tengo.
Aunque sea un tema trillado como el trigo, creo que no está de más referirse a los insólitos precios con que nos fustigan diariamente.
En mi caso, pensando en un revuelto verde y en unos bifecitos a la criolla, llevé hasta la caja un kilo de zapallitos y un miserable morrón colorado. Debí tomar coraje primero con la consigna de que algo hay que comer e intentando resignarme al costo de la vida. Pero ya en la caja, la astronómica suma de quince pesos por esas dos boludeces, me llevó a devolver ambas bolsitas etiquetadas a los cofres de la verdulería.
Definitivamente así no se puede loco. Encima estos precios coinciden con una aparente conciencia ciudadana sobre el cuidado del cuerpo y la dieta balanceada. Balanceadas mis pelotas! O morís por comer todos los días fideos, o morís de culpa por no mezclar con buenos alimentos.
Y el gobierno qué hace? Campaña. Pasea la vieja Barbie con su cara de capitalismo serio por cuanto púlpito le armen. Y así seguirán hasta octubre, escondiendo funcionarios, valijas y ladrillos de dinero.
En fin, a esto poco se ha reducido mi pasión por el periodismo. Balanceo el váyanse a cagar todos con sus Tinellis y su peronismo progre, y estos topetazos con la realidad que me indignan.
Voy a terminar desquiciado, comprando un cajón de zapallitos arrugados como bolas de marciano, para sacudírselos a los políticos que no me gustan, o sea todos.

asco

domingo, 19 de agosto de 2007

Finoli



Se encuentran dos dinosaruias y una le dice a la otra: "ay, estoy indispuesta y no tengo toallitas". A lo que la otra responde: "hace como yo, ponete una oveja".


Con esta humorada fina comenzamos la semana.

sábado, 18 de agosto de 2007

viaje relámpago

A Buenos Aires hay que recorrerla por sus intestinos. Son prácticos y te ayudan a ir por ahí sin ver mas que algunos virus amuchados que se apiñan, subiendo y bajando de los vagones.
En una farmacia ví una pecera. Tanto esperé, que llegué a descubrir al líder de un grupo de 6 pececitos colorados. El capo era el mas colorinche, lo seguian donde fuera. Y me pregunté por qué, hasta en esa parodia de cardumen, se hacen necesarios los liderazgos.
Lo decubrí en los subtes. Para encontrar el camino, simplemente seguí a la majada, que aparentemente conocía los vericuetos de Diagonal Norte. Algún líder habría entre todos ellos, pero no lo llegué a ver.
Lo que hay que ver es lo que come esta gente. Hay un olor que sube por las escaleras que denuncia comidas abominables, es un aceite castigado por miles de papas y milanesas que se usa una y otra vez. Pero van y comen y parecen sobrevivir. Claro, es una suposición lo de la sobrevida. Porque en ese magma de extraños, cualquiera puede reemplazar a un caído sin que nadie note la diferencia. Hay solo grupos y tribus: señoras con cara de tránsito lento, peruanos, chicos creativos con el pelo para la mierda, sujetos peligrosos, sujetos en peligro, gays, portafolios, celulares, extranjeros en remera, atletas que se zambullen en las puertas que se cierran.
Fuí y volví en el día.

miércoles, 15 de agosto de 2007

Salimos?



En el Provincia me encontré con mi amigo Marcos, con quien compartí buena parte de mi infancia. Dados mas a la contemplación de la vida que al fútbol, con Marcos filosofábamos en la puerta de mi casa, devorando SuperBasookas de naranja. Después el se iba y yo lo acompañaba hasta la mitad del camino, que era la vía. Como seguíamos conversando, llegábamos a su casa y seguíamos el tema en su vereda. Después juntos hasta la vía y así de seguido. Después Marcos se hizo arquitecto, yo periodista y nos subimos a trenes diferentes.
En esta brevísima charla en el banco, mi amigo y yo llegamos a los hijos, con el asunto de su sedentarismo, ese que los lleva de la tele a la compu y de la compu a la tele. Pero mas que nada a su encierro permanente, su arresto domiciliario.
Los chicos de hoy tienen pocos lugares donde estar: la casa, la escuela, la casa de un pariente, el lugar donde toman un curso. Un itinerario fijo y seguro, donde cambiar un cautiverio por otro.
El problema, claro, es la inseguridad, palabra que todos repiten tanto, que pareciera que aumenta en importancia. Cuando circula entre nosotros, el mundo entero está en guerra con nosotros, la minoría de honestos. Los casos policiales se relatan con tanta insistencia que tienden a multiplicarse hasta el infinito. Es como los períodos inflacionarios: la velocidad con que circula una moneda, aumenta en forma artificiosa la cantidad de moneda circulando.
Claro, yo que no creo en las mayorías y su discurso, debería sentirme tranquilo, pero no. De un modo u otro repito la forma de vida del común, por lo que mis hijas también están adentro. Y el que mis hijas no salgan, aumenta la inseguridad.

Dice el psicopedagogo italiano Francesco Tonucci (autor de Con Ojos de Niño): “Hoy, los chicos no pueden salir de su casa. Los chicos dicen ‘Nos sentimos inseguros cuando las calles están calladas, cuando hay silencio y no pasa nadie, las personas están encerradas y no hay negocios abiertos ni movimiento’. Entonces, la idea es que los chicos vuelvan a la calle con la ayuda de todos. Por lo tanto, cualquier acción que se haga para que estén afuera, sin correr riesgos, ayuda. Los mayores tenemos que ayudar de lejos, porque sujetarles la mano les impide vivir su experiencia de libertad”. Y continúa diciendo: “la calle peligrosa es la vacía, no la calle vivida. Como hay peligro, hay que salir de casa para hacer una ciudad más segura”.

Ciertamente, podríamos sentirnos mas seguros si redefiniésemos el término vivir y el término infancia. Por mi barrio no hay chicos jugando en bandadas. Cuando dos o mas están juntos en la esquina, apuro el paso para llegar a casa. Si un buen día largásemos nuestros hijos a jugar a la calle, tal vez otro sería el cantar.

Pero para que eso ocurra, también los adultos buenos estaríamos obligados a encontrarnos. No digo siquiera que vuelvan las asambleas, sino que busquemos nuevamente el contacto humano.

"Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada".
Edmund Burke

martes, 14 de agosto de 2007

Problemas que conozco de memoria

En mi cuenta de yahoo tengo 705 correos recibidos y 466 enviados. Pese a esos 1171 mensajes, prácticamente el medidor de la memoria utilizada ni se mosquea. Otro tanto ocurre con Hotmail, que ha quedado clavado en un 7% de uso.
Los servidores de correo han agrandado considerablemente su capacidad de almacenaje. En la competencia por quedarse con todos nosotros, no pasa mucho tiempo sin que te den mas y mas gigas.
Digamos que la "generosidad" de estas empresas podría resultarnos beneficioso. Pero como yo no puedo dejar de buscarle el pelo al huevo, la mosca en la sopa y la quinta pata del gato, acá estoy quejándome.
Ante tamaña capacidad de almacenaje, nuestra intrínsica tendencia a la simetría nos impele a rellenar de contenido el continente. Además, empujados por las reglas de la publicidad: "si alguien necesita de tanto espacio, por qué no lo necesitaría yo". Suponiendo que los productos se adecuen a la necesidad de los usuarios y, dado que no imagino a yahoo complaciendo cualquier capricho sino mas bien moviéndose por meticulosas encuestas, la cosa debe estar brava, con hordas de poseedores de cuentas golpeando los murallones al grito de "dame mas espacio que me ahogo".
No me imagino necesitando tanta memoria, la verdad, ni que me ponga a mandar películas o discos enteros o todas las fotos sacadas con un celular a cuanto cumpleaño se me cruce o todos los libros escaneados dos veces de la biblioteca de Alejandría. O mi vida está vacía, o la memoria que necesito la llevo puesta.
Por otro lado he pensado para qué cuernos están todos esos correos en mi bandeja de entrada. Ya los leí, ya fue, me parece de chiquilla de 15 andar coleccionando cuanto papelito me dejan escrito.
Pero no me atrevería a borrarlos.
Y si nadie me quiere mandar un correo nuevo y me queda vacía para siempre? Y si descubro que nadie me quiere? Ahí sí que la memoria sin uso empezaría a carcomerme las entrañas mal.

En fin, como que el tema no da para mucho mas. Venía una comparación con la memoria de los discos rígidos, que para cuando agote el mío la compu no creo que sirva para nada, pero me parece un poquito trillado.
Así que me voy.

domingo, 12 de agosto de 2007

Neruda contribuye

Éstas son algunas preguntas de Pablo Neruda:

I
Por qué los inmensos aviones
No se pasean com sus hijos?
Cuál es el pájaro amarillo
Que llena el nido de limones?
Por qué no enseñan a sacar
Miel del sol a los helicópteros?
Dónde dejó la luna llena
Su saco nocturno de harina?
II
Si he muerto y no me hé dado cuenta
A quién le pregunto la hora?
De dónde saca tantas hojas
La primavera de Francia?
Dónde puede vivir un ciego
A quien persiguen las abejas?
Se se termina el amarillo
Com qué vamos a hacer el pan?

Y yo agrego una: ahora que están de moda los Rodweiller, adónde fueron a parar los Doberman's?

sábado, 11 de agosto de 2007

día

Dicen que su luz brilla
en los ojos del anciano
que viaja dentro de seres mayores
que no supieron o no quisieron
perderlo

dicen que algo nos deberán mañana
y que pagarán como puedan
todo lo esperanzados y urgentes
que estamos hoy

pero también que se apuren
que junten monedas
y corran con nosotros a comprar

que florezcan su cuerpo
que les vaya la ropa
que nos vaya su ropa
que se quiten la ropa

Piden que sepan y jueguen,
que creen y crean,
que vivan apurados,
creativos y seguros
en sus pequeñas peceras

Lo peor del caso
es que
de todos los momentos encarnados
ellos son los únicos inventados

por eso
aunque digamos
"ah que niñez la de antes"
cuál dónde cuándo
de qué inventada niñez hablamos

Ojalá silvestres
ojalá panda o pato
algo no descubierto
ni cubierto de ministros
y promesas

Ojalá felices y llenos
preparados y prestos
alejados y a salvo
de nuestras sorpresas

viernes, 3 de agosto de 2007

Paradojas 2 y 3



Sí, está al revés. Lo que escribí antes (Paradojas 1) está después en orden de lectura. Esa es la pequeña diferencia entre una página y un blog, snif.


Planteado lo que cuesta hacer nada, un gran paradoja, vayamos a la segunda y tercera de las paradojas que vengo hallando en este receso invernal.


Para ir despacio hay que apurarse: A menudo conducimos por una carretera (pretendo que este sitio llegue a ser internacional) y por equis causa queremos disminuir la velocidad. Para buscar un papel en la guantera sin aparcar, ponele. Hete allí que un camión está a unos metros por delante. Ir despacio tras él, generaría una molestia visual primero y un doble obstáculo después para quienes vienen atrás y quieren adelantarse. Deberemos entonces acelerar para pasar el camión. Y puede darse que tras revasar el camión, un micro esté en nuestro camino. Otra vez el problema, ir tras él significará tener que detenernos en cada parada, con el inconveniente de que nuestras luces de stop hace meses que no titilan. Será entonces cuando resolvamos pasar al bondi también. Pero, siendo una doble mano (la ruta 2 suponte), al querer pasar camión+micro, un automóvil viene de frente a todo lo que da. Es entonces cuando, en el paroxismo de la paradoja, debemos acelerar como locos para no darnos el palo y poder ir despacio.


Como no me gusta hablar por teléfono debería comprarme un celular: Vengo pensando que para cualquier cosa insignificante que hace a mis quehaceres, me veo en la obligación de efectuar un llamado que difícilmente se remita al asunto a comunicar. Que cómo están los niños, y a ver cuándo nos vemos y la mar en coche. Decididamente no es mi deporte favorito hablar por el aparato.

De modo que toda la vida me he reído como un vikingo ebrio cuando alguien me sugirió la conveniencia de tener un celular.

Pero en estos días dedicados a la contemplación del mundo, se me ha ocurrido que si yo tuviera uno de esos insoportables aparatuelos, podría reemplazar las llamadas por los inmundos pero mas expeditivos mensajes de texto. Un sms y listo, dije lo que tenía que decir y punto: (compré huevos p.ej). Y el otro no tendría tan siquiera la obligación de responderme.

Así que, dada mi tirria con el teléfono, tal vez opte por comprarme uno.

Paradojas 1. Hacer Nada

Cierta y curiosamente es mucho mas difícil hacer nada que hacer algo, cosa que he comprobado en estas vacaciones dedicadas a la meditación y la filosofía.
Pareciera que estamos programados para hacer todo el tiempo. Nuestro homo faber mata con un pequeño cuchillito o a garrotazos a nuestro homo ludens, acusándolo de improductivo.
Lo que resulta paradójico es que, como dice la publicidad de zapatillas, hacer nada cueste tanto, mucho más de lo que cuesta hacer algo o hacerlo todo.
Para hacer nada, algo debe estar hecho previamente. Teniendo en cuenta que necesitamos comer, dormir, defecar, respirar, el hacer nada necesita de trabajos previos que faciliten la holganza. Si uno vive solo, deberá prever todas las necesidades fisiológicas antes de entregarse a la nada. Una máquina que alimente con bocados sin necesidad de moverse, un inodoro autosuficiente que prescinda de nuestro culo para cumplir su misión, etc. Si se vive acompañado, ninguna de las compañías deberá requerir de nuestra atención, auto valiéndose –incluso- en caso de incendio. Y esto es bien difícil ya que la dependencia anida en nuestro subconsciente, como graficaré con alguna escena cinematográfica arquetípica inventada plenamente:
o Un hombre solitario interpretado por Jack Nikolson, se instala en un departamento de un edificio. Es notorio que de algo se cansó y no quiere contacto humano hasta el final de sus días.
o Mientras tanto una joven (Meg Ryan) que trabaja de camarera en una fonda, recibe una bofetada de su prometido y se queda llorando en un rincón de su descascarado cuarto.
Obviamente, la chica irá a romperle las bolas a ese prohombre de la actuación o bien él deberá salir de su ostracismo porque la muchachita correrá por los pasillos reclamando un gesto humanitario.
Siempre es así, estar es estar para algo. Y esa misma potencialidad anula la posibilidad de hacer nada. Cuando uno hace nada cerca de otro humano en realidad –de mínima- hace guardia.
Por otra parte este mundo capitalista (que es el único que los humanos pueden entender), arroja sobre el que no hace nada una serie de preguntas acosadoras: por qué no hace nada? De qué vive si no hace nada? Por qué y para qué vive si no hace nada? Quién trabaja por usted si usted no está haciendo nada? A quién cagó para no hacer nada? Y así…. Obviamente, la contracara de esas preguntas, a menudo tácitas, es la culpa. Y hacer cualquier cosa con culpa es una cagada, incluso si la culpa es por hacer nada. De modo que aquí replanteamos esa frase absolutoria "culpa de qué, si no hice nada".
Como esto da para mas y noto que mis "entradas" (como se denominan a estos articuletes) son cada vez mas largas y la gente no tiene tiempo para leer tanto porque está hasta las manos haciendo algo o todo, aquí me detendré. A ver si puedo dedicarme a…

miércoles, 1 de agosto de 2007