Buscar este blog

jueves, 24 de abril de 2008

Buen fin de semana

Quién anda ahí? Quién me busca? Quién me encuentra sin buscarme? Quién se topa conmigo y pasa de largo? Quién se queda y escudriña? Qué error del destino, cuál palabra de búsqueda nos aproxima. Llueven bombas cerca de la pantalla donde me encuentra uno? Festejan en las calles un partido de fútbol o apedrean a una adúltera antes o después de leer una de estas pavadas? Será el mejor o el peor de los mundos, el que a cada visitante le toca atravesar. A lo mejor varía de un momento a otro, conforme varía el nivel del agua.
Anoche tenía miles de millones de preguntas. Hoy que intento escribirlas estoy ganado por la velocidad de caída de todos los viernes.

martes, 22 de abril de 2008

Fenomenal

La noticia me encantó, y como le debe haber encantado a todos, andará dando vueltas por todos los blogs. Pero no quiero dejarla pasar. Resulta que un cura brasilero se ató a una montaña de globos tipo piñata inflados con helio y fue a parar a la mierda. Lo buscan desesperadamente.
Me encanta porque ha sido mi fantasía de toda mi niñez y porque en algún sketch del Chavo pasaba algo parecido.
Gracias a la vida que nos da tanto y gracias a latinoamérica por revelar que el genial García Márquez, en realidad, no inventó nada.
voy a crear unos blogs de globs y me iré a naufragar.

lunes, 21 de abril de 2008

Superyo, hablemos sobre Ello



Sus acciones son como siempre han sido: salvar un ómnibus en llamas por la mañana, convertirse en rieles para un tren en peligro por la tarde, aniquilar uno que otro archivillano antes de dormir.


No han variado ni su capa ni sus brazaletes, lava seca y vuelve a usar el mismo calzón colorado.


Por eso se pregunta si hay kriptonita en el agua (ahora que han descubierto arsénico, bien podría ser) o si será la gente la que ha dejado de apreciar sus valientes acciones.

Le resulta ajena la carencia de hurras y vítores. Detiene un avión con sus manos y apenas oye algún "gracias", como si sólo se tratara de ceder el paso frente a una puerta giratoria.
La superautoestima le tiraba de la capa. Se devanaba los sesos con el culo en una gélida cornisa, cuando de la noche saltó una posible respuesta.
No eran las masas aburridas de sus gestiones superheroicas. Las masas estaban aburridas, pero no era eso.
Ni los presupuestos agotados de la metrópoli, que una vez y otra debían emparchar paredes derretidas y puentes hechos polvo.
No.
Al supermuchacho le había crecido una de sus hijas. Sin que él se diera cuenta, la niña iba pidiendo permiso para salir de la infancia. Y en ese tránsito, el padre debía perder poderes para ganar esa personita el vuelo necesario.
Eso era todo. O acaso el agua también trae un poco de kriptonita.

sábado, 19 de abril de 2008

Qué dicen?

No sé bien si este rincón del mundo se detuvo, si mis esporádicos visitantes finalmente se dieron cuenta de que no hay gran cosas para ver aquí o si me mandé una cagadita en la configuración de los comentarios. Como sea, aquí les va un cuento de Macedonio Fernández:
Un paciente en disminución
El señor Ga había sido tan asiduo, tan dócil y prolongado paciente del doctor Terapéutica que ahora ya era sólo un pie. Extirpados sucesivamente los dientes, las amígdalas, el estómago, un riñón, un pulmón, el bazo, el colon, ahora llegaba el valet del señor Ga a llamar al doctor Terapéutica para que atendiera el pie del señor Ga, que lo mandaba llamar.
El doctor Terapéutica examinó detenidamente el pie y “meneando con grave modo” la cabeza resolvió:
-Hay demasiado pie, con razón se siente mal: le trazaré el corte necesario, a un cirujano.
FIN

domingo, 13 de abril de 2008

El cine que no miramos


No hago crítica de cine por dos razones. Una es que no soy docto en el tema, y la otra es que no voy al cine a menudo. Ayer fuí. Sufrí. Sí, sufrí mucho.
Por eso pido permiso a los presentes para explayarme sobre una película argentina y dirigirme a su guionista y directora, la Sra. o Srta. Paula Hernández.
Decime, querida, qué viene a ser ésto? Es un trabajo práctico en una escuela de cine? Te lo aprobaron?
La película es tan linda como un alfajor de caca. La mujer de Vicentico se pudrió del esposo y vive en el auto. El hijo de Alterio se vino de España para desalojar el departamento de su padre moribundo (interpretado en el film por una mano). Se encuentran de casualidad cuando él se sube al auto y empieza una escalada pedorra de conocimiento mutuo que desemboca en un polvo un rato antes de que él se las tome. Y eso no es la sinòpsis, es toda la película que anoche vimos 8 espectadores.
No sé lo que es aburrirse, no existe en mí esa sensación. Aún en los momentos más embolantes, encuentro algo que pensar o que mirar o imaginar para sacarme el tedio. Claro, eso si no me obligan a estar 104 minutos mirando una pantalla mortíferamente embolante.
Encima de que EN LA PELÍCULA NO PASA NADA, las nadas están entrecortadas por eternas escenas del pibe Alterio mirando cositas en el departamento, un peine con un pelo por ejemplo. Por supuesto tú, Paulita, le metiste una musiquita adecuada para resaltar la carga dramática. Cómo les explico la música que le pone esta yegua. Imaginen una caldera dando un sonido vibratorio y monótono. A eso súmenle un pianito que cada cuatro segundos hace clan clan clun. Esos eran los peores momentos. Sé que después del primer disparo a la cabeza uno ya muere. Pero me imaginaba dándome 8 tiros al cráneo con el placer de escuchar hasta el último.
Guión: Espantoso y previsible. Como por ejemplo que deje de llover sobre el final, cuando la mujer de Vicentico se pone feliz por algo. O que al principio de la película discuta con un mozo que sólo quería una medialuna aunque la oferta sea por tres y al final de la película, después de hacerse un evatest (que queda en un elegante misterio) y cuando salió el sol, se manduque las tres.
Iluminación: Paulita, ponele luz a la película, la recalcada concha de tu madre! Mis pupilas se aguantaron todas tus penumbras pseudoartísticas dilatadas como si me hubiesen hecho un fondo de ojos. Del oscurito pasamos al penumbroso, de ahí a la pantalla negra y de ahí a un cono de sombras. Para eso no voy al cine, me duermo o me quedo en vela toda la noche!
Actuaciones: Hicieron lo posible con lo que les dieron. El niño Alterio parece un pelotudo de principio a fin. Ella es natural, como cualquier chica que uno ve sin pagar una entrada de cine.
Ojo, no voy a reclamarte que me devuelvas los 20 mangos de la entrada, sería como ir a reclamar al casino que no salió mi número. Pero devolveme en algún comercial esta hora y media tirada por la ventana, que definitivamente somos mortales.
Fotografía: Poca luz. Elijo la que el gallego tira los remedios de la heladera.
Esta película va a arrasar en España, actúa uno que habla como ellos. Además Lluvia cuenta con un exotismo rasca que allá no se debe conseguir. Y posiblemente obtenga una palma en Cannes, porque al final hay una canción en francés (que no es de Carla Bruni) y la película te palma.
Que la disfruten.

viernes, 11 de abril de 2008

Otra vez con los celulares - Perdón don Julio

Lo que sigue es una adaptación del Preámbulo a las Instrucciones para dar cuerda al Reloj, escrito por Julio Cortázar. Pido perdón

"Piensa en esto: cuando te regalan un celular te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el celular, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la cintura y pasearás contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que adosar a tu cuerpo. Te regalan la necesidad de cargarlo todos los días, la obligación de comprar una tarjeta para que siga siendo un celular; te regalan la obsesión de atender y responder, llamados y mensajes. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu celular con los demás celulares. No te regalan un celular, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del celular."

y antes de que me vuelvan a decir cavernario, les aviso que me regalaron uno. Falta que le compre el chip (ya estoy trabajando para él)

lunes, 7 de abril de 2008

Lo tengo!



En mi carácter de Ministro de Insumos y Menúes de mi casa, que en la división doméstica del trabajo me ha tocado, me declaro oficialmente putrefacto de pensar una vez y otra vez y otra vez, dos veces por día, catorce por semana, 672 por año en QUÉ CARAJO HACER DE COMER!

Imposible! diría quien intente levantar minitas interpretando Seminare con un par de maracas. A la saturación de los comensales de las prácticas y nutritivas milanesas de pollo prepreparadas, le ha seguido este desabastecimiento por el paro agrupecuario. A la falta de carne le ha seguido el aumento del precio y el aumento de precios extingue mis posibilidades presupuestarias. Si a todo eso sumamos que los pescados además de caros no gustan, pues QUÉ MIERDA HAGO DE COMER?!

Pero para no ser un dechado de quejas, para aportar mi granito de arena a una cuestión que acaso nos resulte común, he de proponer quelqee chose. Por qué no hacen alimento balanceado para personas? Nunca pienso lo que le voy a hacer a Polilla, si no hay Rosco le tiro un mendrugo para que vaya tirando. Tons, ¿por qué no un alimento único para gente? Que le vayan cambiando el contenido de acuerdo al stock disponible, un día más carne de tero, otro más cereales y así. Bolsas grandes para familias y bolsitas fraccionadas para solos y solas.

Ya está. Podría ser afanado del viejo Zoilen verde* de aquella película de Ciencia Ficción (?), pero no lo es.

De nada. Buenas noches.

* en la película estaban estos cuadraditos de comida única, que se elaboraban con cadáveres de vejetes que habían llegado a la edad de ser procesados (no en el sentido judicial, en el sentido Moulinex)

jueves, 3 de abril de 2008

Escenas escogidas



Hoy se me ha dado por recordar escenas de fino humorismo que oportunamente me hicieran reir.

La primera es del Chavo del Ocho.
Doña Florinda ve emocionada como Quico sostiene entre sus manos un retrato de su padre (idéntico a el niño cachetón)

Doña F.: -eres idéntico a tu padre...
Quico: - (suspiro) ay sí, que descanse en pez.
Doña F.: - No Quico, se dice "descanse en paz"
Quico: - No mamá, estás equivocada, ¿recuerdas que mi papi fué comido por un tiburón?
(aplausos y risas grabadas)
La segunda es una reflexión del inefable Alf:
"Dos son compañía y tres son multitud... Cuatro son dos compañías. Cinco son una compañía y una multitud. Seis pueden ser dos multitudes o tres compañías...."


(exceleeeente)

miércoles, 2 de abril de 2008

un puñadito de plumas

Alguna vez escuché preguntar adónde se van los pájaros cuando mueren. Esa pregunta se respondía con el misterio. Nadie, nunca, en ningún lugar alguien puede hallar a las criaturas del cielo cuando del cielo se desprenden.
Hoy yacía un colibrí sobre el tapete de la entrada. Ahora me pregunto las razones y significados del pequeño y colorido mensaje. Todo un gesto que no alcanzo a comprender. Por qué será que a la más pequeña estupidez cotidiana le busco una moraleja.