Buscar este blog

domingo, 28 de septiembre de 2008

Barrilete

el poster de la estrella apagada
y el otro del payaso despegado
la humedad de las cobijas
la oscuridad de la lámpara
el silencio de una guitarra

la marcha del reloj sin alarma
un cajón lleno de pasado
y un camión sin ruedas y un televisor apagado

el sueño recurrente
saltar de golpe desde la cama
como un barrilete
cuyo hilo al fin se tensa

volar la ciudad es decir: volar sobre la ciudad
sobrevolar
y volar la ciudad,
dinamitarla

subir a la cumbre
o ser uno mismo la cumbre,
cavando en derredor

qué más da
digo cada tarde cada tarde
cada noche cada
qué más da
y concilio el sueño
saltar de golpe desde la cama

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Alcornoque





Me causó gracia porque no esperaba que llegara. Tuve el anticipo de un rumor puesto a correr, pero nunca imaginé que me iba a topar con él con la advertencia en la mano.


"Los corchos están en extinción, parece que se ha comprobado la eficacia del tapón de plástico por sobre el viejo corcho de alcornoque" - dijo mi amigo. Y yo no le respondí con la dura frase argentina de nosotros los sabelotodos: "no, no es así". Yo lo dulcifiqué con un "sabés que es bolazo?"


La predesmentida me la contó Gustavo de Fray Mocho, que a su vez la escuchó de Miguel Brascó en un encuentro sobre vinos. Tal parece que, como Estados Unidos produce vinos pero no produce corchos, dejó correr la bolilla de que el alcornoque (árbol del cual se extraen los corchos, aunque no ya con forma sino más vale la materia prima) le hace mal al sabor contenido en la botella o que los que usan corchos son putos o le llueven desgracias, algo así.


Y buscando sobre la cuestión, encuentro que en España esto es un asunto importante. Tanto, que hasta hay una campaña ecologista para frenar a los yanquis y su maldito plástico.


Yo ya me estoy sumando y voy a ver si lo convenzo a Chávez de prenderse.


La distancia entre aquél comentario de Brascó y que me llegara la frase predesmentida en una reunión de padres donde se habló de algo con corchos porque la escuela organiza una kermesse, es de aproximadamente dos años. Estemos atentos a si se repite en un lapso menor, el imperio -concluiremos- habrá estado desplegando sus garras. Ya lo dijo Lilita "vienen por la tierra, vienen por el agua", estas y otras profecías son posibles.


Fuera yankis de Irak,


Dejenló en paz (o en La Paz) a Evo,


Métanse los corchos en el culo!




PD: es casi la primera vez que siento que este es un tema original.

lunes, 8 de septiembre de 2008

Las nanodesgracias cotidianas



Que bombardeen la ciudad en la que vivís es una tragedia, todo lleno de escombros, piernas sin cuerpo, feo.

Que te lleven preso es un bajón. No poder salir de una celda colectiva con olor a orines y llena de maleantes, debe ser intimidante.

Choques, diagnósticos, asaltos, decesos. Los riesgos de la vida siempre están. La vida, esa enfermedad de transmisión sexual a la que nos adaptamos y conservamos lo más que se puede.

Pero además de esas cosas espeluznantes, hay una infinidad de micro o nanodesgracias que pueden derribar el más consolidado de los ánimos.

Esta mañana, sin ir más lejos, me pasaron dos cosas: me olvidé el fucking celular y descubrí que a la llave del baúl le faltaba un pedazo, la llave en sí, digamos. Ahora ya fui por el aparatito infernale y me resigné a que si pincho tendré que llamar a una grúa. Pero me quedé pensando en esta idea recurrente de las nanodesgracias, a las que algún día dedicaré todo un tratado y a las que -con éste- ya dediqué dos post. De momento, me limitaré a consignar algunas más de esas pequeñeces que nos instalan una cara de culo de película:


  • que te bañes y te arregles para transitar todo el día por distintas ocupaciones y, a mitad de jornada, se instale en medio de tu pecho una mancha de tuco vertida por un chorizo pomarola.

  • o que estés de viaje, haciendo 1000 cosas en un día (en Bs. As., por caso) y la única camisa que llevás (la puesta) suelte un crescendo de olor a chivo.

  • o que des cuatro vueltas a la manzana buscando un lugar para estacionar, encuentres uno a 500 ms del destino y cuando llegás a la puerta, se liberaron lugares como para estacionar una flota de camiones de circo.

En fin, así como "en las cosas simples está el verdadero sabor de la vida" (Criollitas dixit), en estas boludecitas residen muchas veces las caras que vemos por la calle.


viernes, 5 de septiembre de 2008

Reflexiones del mate (Lalo Mir)

EN GENERAL SUBO COSAS PROPIAS, DEBE SER LA PRIMER AJENA. ADEMÁS ES VIEJARDA YA. PERO HOY A LA MAÑANA ESCUCHÉ CÓMO LA LEÍAN Y ME DIERON GANAS DE POSTEAR ESTA REFLEXIÓN SOBRE LOS MATIENZOS.

El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca. Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse. El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo. Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es ¨hola¨ y la segunda "¿unos mates?". Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres. Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros. Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian o se drogan. Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara. Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar. En verano y en invierno.
Es lo único en lo que nos parecemos los buenos y los malos. La gente pregunta, cuando no hay confianza: "¿Dulce o amargo?". El otro responde: "Como tomes vos".
Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba. La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas.
Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da. La yerba no se le niega a nadie.
Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solos.
Pero debe haber sido un día importante para cada uno. Por adentro hay revoluciones. El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores...Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena. La charla, no el mate.Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y viceversa. Es la sinceridad para decir: "¡Basta, cambiá la yerba!". Es el compañerismo hecho momento. Es la sensibilidad al agua hirviendo. Es el cariño para preguntar, estúpidamente, "¿está caliente, no?". Es la modestia de quien ceba el mejor mate. Es la generosidad de dar hasta el final. Es la hospitalidad de la invitación. Es la justicia de uno por uno. Es la obligación de decir "gracias¨, al menos una vez al día.Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir. Ahora vos sabés: un mate no es sólo un mate...

martes, 2 de septiembre de 2008

PUBLICIDAD ENCUBIERTA I (Pasen y vean)


Ya que de ninguna manera saldría a vender publicidad para este blog, dado que vender publicidad es y ha sido una ocupación demasiado infructuosa para mí, teniendo en cuenta además que si es difícil para radio más lo será para internet, considerando que ya bastante tengo como para andar agregando tareas, me dedicaré simplemente a publicitar gratuitamente algo mío, en lo que estoy trabajando digamos.

Señoras y señores, en breve nacerá en Mar del Plata POLO NORTE. Para quienes quieran anoticiarse, allí a la derecha he agregado el link. Venid y hacedme rico (aunque no sea el dueño), dijo Aldo.
Ojo que falta, tened paciencia.