Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2009

Atchús

Ahora que no es hora para nada, me pesco este resfrío que me tiene mal traído. Congestionado y todo ando con ganas de hablar, como que extrañara las explayadas microfoniles. Pensar que a uno le pagaban por explayarse. Hablaría otra vez, en esta ocasión, del espectáculo decadente de la farándula vernácula. De la vieja disfrazada de cuervo o buitre. O de la gorda profética, uno de los sujetos más inútiles que ha dado la política nacional. O de la nada discursiva, de las no ganas de abordar temas que tenemos. Cuánto hace que no debatimos de algo los argentinos. Algo! Busco financistas para llegar al prime time de la televisión con un programa de debate sobre: educación, salud reproductiva, aborto sí aborto no, legalización de la droga, sexo-genitalidad prematura, embarazo adolescente, deuda externa, aborígenes desplazados de sus tierras, vida en pareja, marginalidad, economía informal, estándares de belleza, eutanasia, medicinas alternativas, sistema penal argentino, relaciones fam…

Lecciones de historia al pedo mientras viaja en el auto el autor del Blog y ve antes que amanezca unos barcos con las luces encendidas en el horizonte

Y sí, es como te digo, piratas hay todavía. Por suerte están lejos, en el mar de la China. No, no es cerca. Sí, son malos, pero en vez de espadas te apuntan con ametralladoras. Es que los piratas eran malos, si no para qué eran las espadas. Y dónde perdieron el ojo, la pierna, la mano. Peleando claro. Sí, les sacaban el oro a otros malos. Pero no por eso eran buenos, eran malos que le robaban a otros malos, eso no te hace bueno. Con el tiempo los agarró Disney y los hizo simpáticos, pero menos mal que quedan pocos.
PD: Con qué necesidad

Preguntas sin respuesta. En trance

Adónde vamos a llegar? Adónde queremos llegar? Para qué lado vamos yendo?No huelen en el aire un olor extraño? Juro que yo no fui, sospecho de la CNN. Con esa cara latina botoxeada. Algo se gesta que me indigesta sin haber dado bocado, ni siquiera creo estar invitado. Todos parecemos estarnos encontrando a excepeción de los perdidos. Y entre la tele con gatos y los políticos que hacen afuera, el zoo se descontrola. De seguro alguien, en algún momento nos va a morder, nos va a sacar un brazo y nos pegará con él. Yo endemientras me escondo en las cibernaderías de la vida cotidiana en las preguntas de respuesta imposible
empujando el carro sólo rogando que no arranque y me deje a pie.