Buscar este blog

viernes, 26 de julio de 2013

"Me cago en el Papa", dijo Lisa Simpson.

En un memorable capítulo de Los Simpsons, Lisa descubre, mientras elabora un informe sobre Jeremías Springfield - el fundador del pueblo -, que el sujeto venerado por la gente no era más que un pirata, un ladrón violento y mentiroso. Justo cuando iba a parar el desfile en su honor para revelar la verdad a todos, cae en una conclusión que la detiene. A último momento descubre que más allá de los datos históricos, hay en la figura del héroe un valor que se deposita en los ciudadanos, el que posiblemente los hace mejores, los impulsa a seguir un ejemplo, aun si ese ejemplo fue fraguado.
 Pienso en ese episodio mientras el Papa se encuentra en Rio, arengando a la feligresía joven a sacar la iglesia a la calle. Lo miro y no puedo dejar de ver al sujeto que combatió la libertad del artista León Ferrari, el que se opuso al matrimonio igualitario y el que quitó el amparo a un par de curas de su orden para dejarlos a merced de los desaparecedores de la dictadura.
  También veo en Francisco a la autoridad máxima de una iglesia represiva, con siglos de crímenes cometidos en nombre de la fe. Una iglesia cómplice del saqueo latinoamericano, una iglesia inquisidora, una iglesia opulenta que goza de los bienes terrenales mientra vende ilusiones celestiales. Una iglesia hermanada con el capitalismo.
 Pero algo en mi interior se contradice con lo que veo. Me emociono como un gil cuando un negrito se sube al papamovil y abraza al Papa con la carita empapada de lágrimas. Pierdo la razón y pierdo la memoria. Y me da bronca. Debería creer que si ahora el Vaticano gira hacia los pobres, lo hará para servirse de ellos y no para ponerse a su servicio. Debería recordar que la religión es un instrumento de dominación en vez de uno de rebeldía.
Tal vez se la fuerza de la liturgia la que nubla mi entendimiento. A fin de cuentas, es la iglesia católica la empresa más duradera de todas y la inventora del márketing supremo, la que eligió el mejor logo.
O tal vez, sólo tal vez, muy en el fondo quiero creer. No en dios o en el papa. Ni a palos.
Quiero creer en algunos buenos valores que podrían surgir del contacto entre humanos. Quiero creer que esos miles de jóvenes que militan por sus ideas pueden aprender algo si salen a la calle a encontrarse con los más humildes. Mucho más de lo que aprenderían metidos en una parroquia y escuhando qué demoníacos son los pibes que tienen sexo.
Quien dice que de ese movimiento no pueda salir (involuntariamente) algún Mugica, un Hesayne, un De Nevares, un Romero, un Angelelli.
Quién te dice.

El Papa, en verdad, me importa tres carajos. Me cago en el Papa.

"Mirá, Gordo", dijo Salamanca, "el problema es éste: los obreros son peronistas, pero el peronismo no es obrero". --
"¿Durante cuanto tiempo te pensaste esa frase, pibe" , replicó Cooke? - "Si el peronismo fuera obrero como los obreros son peronistas, la revolución la haríamos mañana mismo"."
Y si, claro", dijo Salamanca."Tenemos que conducir la clase obrera al encuentro con su propia ideología, compañero. Que no es el peronismo".
"Estás equivocado", dijo Cooke con una convicción casi tangible. "Eso es ponerse afuera de los obreros. Eso es hacer vanguardismo ideológico, Salamanca. Recordá lo que aconsejaba el barbeta Lenin: hay que partir del estado de conciencia de las masas. ¿Está claro, no? La identidad política de los obreros argentinos es el peronismo. No estar ahí, es estar afuera". Entonces Cooke dijo: "Me cago en Perón, Salamanca". Agarró de nuevo su vaso, lo golpeó contra la mesa dos o tres veces y dijo: "Más vino aquí". Miró fijamente a Salamanca y dijo: "No sé si he sido claro, compañero".
"Nosotros también, Gordo. Nosotros también nos cagamos en Perón" "Parece que estamos más de acuerdo de lo que creíamos"
"No, compañero. No estamos de acuerdo. Porque ustedes se cagan en Perón de una manera y yo y los peronistas como yo de otra. Porque, para ustedes, compañero, cagarse en Perón es quedarse afuera. Afuera de Perón y de la identidad política del proletariado. Mientras que para nosotros, cagarnos en Perón, es rechazar la obsecuencia y la adulonería de los burócratas del peronismo. Es reconocer el liderazgo de Perón, pero no someternos mansamente a su conducción estratégica. Para nosotros, Salamanca, para mí y para los peronistas como yo, para los peronistas revolucionarios, cagarnos en Perón es crearle hechos políticos a Perón, aun al margen de su voluntad o del que sea su propio proyecto. Para nosotros, Salamanca, para mí y para los peronistas como yo, para los peronistas revolucionarios, cagarnos en Perón es creer y saber que el peronismo es más que Perón. Que Perón es el líder de los trabajadores argentinos, pero que nosotros, los militantes de la izquierda peronista, tenemos que hacer del peronismo un movimiento revolucionario. De extrema izquierda. Y tenemos que hacerlo le guste o no le guste a Perón. Porque si lo hacemos, compañero, a Perón le va a gustar. Porque Perón es un estratega y un estratega trabaja con la realidad. ¿Entendés, Salamanca? Y nosotros le vamos a crear la realidad a Perón. Una realidad que, más allá de sus propias convicciones que son muy difíciles de conocer, Perón va a tener que aceptar. Porque Perón, Salamanca, ya no se pertenece. Quiero decir: lo que no le pertenece es el sentido político último que tiene nuestra historia. Porque Perón, Salamanca, va a tener que aceptar lo que realmente es, lo que el pueblo hizo de él: el líder de la revolución nacional y social en la Argentina. Ésa es, entonces, compañero, en suma, mi manera de cagarme en Perón".
Extraído de "Nunca he visto otro hombre más vivo que éste", José Pablo Feinmann, Fragmento de "La astucia de la razón", editorial Norma.

Jorge Köstinger - Mar del Plata - 26/7/2013

martes, 23 de julio de 2013


Confieso que he entrevistado.

Entrevisté por una hora y media a Eduardo Galeano. Empezó por decir que envidiaba mi pelo.
Yo derribé al primer ministro italiano. Me acerqué al estrado para hacerle unas preguntas a Massimo D'alema y caímos juntos sobre la bandera de su país..
Una vez cubrí una noticia policial que me impactó mucho. Un viejito tuvo acostada a su mujer muerta durante tres meses; le llevaba el desayuno todas las mañanas, también la peinaba. Vivía/n en la calle Ortiz de Zárate.
En otra ocasión, mi jefe me mandó a hacer una nota a una mujer que le festejaba el cumpleaños a un árbol. La señora le hizo una torta. Al árbol, no a mi jefe.
Perseguí a Maradona por todo Mar del Plata, en un caluroso día de verano. Esperé -me dijo que lo espere- a que se coma unos mariscos. Cuando quise acordar, salió rajando. Pude interceptarlo en el aeropuerto y me respondió muy simpático.
Pelé también fue amable.
Allá por el 2006 hice el cálculo de cuánta gente había entrevistado: unas 10 mil.
Un día voy a escribir la historia de mi vida.
Ah, para eso era el blog.


jueves, 18 de julio de 2013

Mia-radas

Parado un niño en el norte


  • Uno lo verá como adorno humano del paisaje
  • uno verá una foto pal facebook para mostrar dónde estuvo
  • uno verá una foto pal facebook para mostrar que es sensible
  • Otro verá el atraso y el subdesarrollo
  • otro una pyme de niños en alquiler para que se capte su imagen
  • un antropólogo, una etnia
  • uno verá del niño sus manos curtidas
  • un dentista verá sus dientes
  • otra coyita verá un amor
  • un docente se preguntará si está escolarizado
  • uno concluirá en la extensión y diversidad de la patria
  • uno no lo verá 
  • otro lo reconocerá como persona y preguntará su nombre.
   Con este ejemplo me pregunto de dónde sacamos tanta soberbia al discutir sobre eso que llamamos realidad. 
Cómo estar seguros de estar viendo el mismo azul cuando decimos azul. 
Hay tantas realidades como observadores. Pero siempre partimos del supuesto de ver lo mismo.

miércoles, 17 de julio de 2013

Ante la duda, dispare.

Los dogmatismos fueron hechos a la medida de perezosos y cobardes.
El dogma te exime de repensar lo que ves y escuchás. Es un paquete, un kit completo con todo lo que hay que opinar. El requisito es no sacarle ningún elemento a ese todo, porque de esa forma se desarmaría.

Si sos católico, por ejemplo, sos católico. Nada de andar repensando la virginidad de la virgen. Y si hubiera algún elemento medio flojo, puede recurrirse al genio Tomás de Aquino, que quemó sus pestañas haciendo que Aristóteles entrase en la sagrada Biblia.

Si estás en un dogma mirá la mano que dirige la batuta y seguí su movimiento.

No opines por vos mismo, esperá a ver qué dice el líder. O tratá de captar para dónde va la mayoría de tu grey y opiná eso mismo, acaso con "tus" palabras.

Si algo no ha sido pensado todavía por los administradores del dogma, no lo mires (hacer o no contacto visual con el objeto impensado dirime la pertenencia a la manada, que es como decir la vida o la muerte).

La cabeza debe permanecer en calma, aceptando siempre que lo que se dice o se hace es lo mejor para el colectivo. Pero la garganta no, hay que gritar 24 x 24 horas las verdades que van llegando.
Por ejemplo:
Si sos oficialista, esperá a ver qué dice Cristina.
Si sos opositor, esperá a ver qué denuncia Lanata.

Muy importante: solo hay amigos y enemigos.

Afirmar la existencia de cualquier gris, trate de lo que se trate, es una típica actitud enemiga, la más peligrosa.

Chevron







Si te gusta el durazno, bancate la pelusa.

Percibo que nos recorre cierto espíritu antiimperialista respecto del contrato de YPF con Chevron, y lo curioso es que el flujo va desde la izquierda clasista hasta el diario La Nación.

Algunos definen a esta etapa como "neo desarrollista"; los hay que prefieren señalar el "extractivismo", una reprimarización de nuestras economías latinoamericanas de la mano de la oportunidad que presentan los precios de los commodities.
Como sea, este modelo está ante una paradoja. Tal vez quisiera reindustrializar nuestra economía por medio de la sustitución de importaciones y el fomento al agregado de valor, más el condimento de alguna redistribución de la riqueza. Pero el contexto mundial vuelve a dividir el trabajo de las naciones y se hace difícil escapar a la tentación de producir lo que se vende. Entonces plantamos soja corriendo a quienes ocupan el suelo ancestralmente y monocultivando la Argentina. Pulverizamos la cordillera para la extracción de oro con cianuro, en una movida que nos deja unas miguitas diminutas para repartir entre la nación y las provincias auríferas. La pregunta para hacer es cuáles son las alternativas.
El gobierno viene reaccionando tardíamente y mal a la desinversión del sector privado. Se nota en los trenes y se notó en YPF. Pero, más allá de la valoración, el resultado ahí está. En el campo energético, mantener la producción y el consumo particular nos demanda unos quince mil millones de dólares en importación de combustible faltante. Ideas? La de estatizar ya se cumplió, ya la tenemos. O se toma deuda para invertir y buscar petróleo, o se sale a buscar capitales privados. Ahí entra lo del durazno. Adoptamos el sistema capitalista, vivimos en él. Y ese sistema no tiene mucho espacio para las medias tintas. Máxime cuando en el mundo se está acabando el petróleo.
El shale oil es tan porquería como la obtención de oro disolviendo piedras en cianuro. Hay explosiones que pueden provocar sismos, uso terrible de agua en el proceso. Chevron es tan basura como todas las petroleras del planeta. Se caga en la naturaleza, la destruye en pos de un consumo sobre el que nadie parece hacer reparos. Le damos un boleo? Lo metemos en el mismo avión que a los jerarcas de la Barrick? En ese caso, cuál es el plan de contingencia? Seguimos importando fuel oil para que anden las usinas? Qué le damos a San Juan, La Rioja, Catamarca? Discursos?
Estoy repodrido de los facilismos. Así como me tiene cansado el discurso de gobierno, aburrido 678, seco las alianzas con gente de mierda que les asegura la gobernabilidad, hastiado el vacío retórico de los lanatitas, también me tiene las pelotas al plato el infantilismo pseudo libertario al que no se le cae una idea consistente para resolver los problemas que tiene el país. Se denuncia con aires de alma pura pero se esconde o no se tiene soluciones alternativas.
No se si me estoy volviendo pragmático (y por ende de derecha) o simplemente crecí.

jueves, 11 de julio de 2013

Duendes?

Algo va a suceder
de un momento a otro algo va a suceder.
F5
Puede llegar una revelación, una muerte, una foto, algo gracioso
La reflexión de alguien que sintonice con lo que debería estar pensando.
F5
Abro, recorro, miro
Todo me parece lo mismo
F5
Nada, un montón de nada organizada.
Daría lo mismo que mire por la ventana la calle desierta. Tal vez allí pase algo realmente.
Pero no pasa, es tarde y sólo se ven algunos gatos yendo a su casa por los techos.
Mientras tanto lo que sí pasó no tiene explicación.

*********************************************
Alguien del edificio me pagó la boleta de la luz. La encontré anoche. Me la pasaron por debajo de la puerta con el tique de pago abrochado.
Esta mañana dejé un cartelito que dice: "Quién me pagó EDEA?, gracias, dejame tu depto."
Escrito medio para el orto, con el sueño de la mañana.
Recién entré y una mano lo sacó de  donde lo puse (embutido detrás de la llave de la luz del pasillo) y lo fijó con una tachuela dorada a la cartelera del edificio, compartiendo espacio con un curso de flores de tela.
Pero nadie respondió.
Cuando era chico amaba un dibujo animado. Era un unitario, es decir que no era ni Porky ni Bugs Bunny, no era una serie. Solo un episodio bajo el cartel Merrie Melodies. Se trataba de unos viejitos zapateros que se iban a dormir con mucho trabajo acumulado. Los ancianitos, muy pobres, se acostaban con sus piyamas y afuera caía la nieve. Entonces, por una ventana entraban unos duendes que antes parecían pajaritos, muchos duendes diminutos que se ponían a reparar calzado. Unos acordonaban una bota. Otros hacían media suela en un aparatoso dispositivo donde unos sostenían los clavos y otros martillaban errando siempre el tiro. Lustraban, cosían, acordonaban. A la mañana siguiente los viejitos encontraban los zapatos y las botas listos. Y saltaban de alegría.
Acá lo encontré en you tube.
Se parece bastante. Lo he visto varias veces.
Fueron los duendecitos los de la boleta de la luz? Qusiera creer que sí.

martes, 9 de julio de 2013

García Lorca. Un fragmento.

Federico García Lorca 
Cuerpo presente, de Llanto por Ignacio Sánchez Mejías

" La piedra es una frente donde los sueños gimen
sin tener agua curva ni cipreses helados.
La piedra es una espalda para llevar al tiempo
con árboles de lágrimas y cintas y planetas. 

Yo he visto lluvias grises correr hacia las olas
levantando sus tiernos brazos acribillados,
para no ser cazadas por la piedra tendida
que desata sus miembros sin empapar la sangre. 

jueves, 4 de julio de 2013

Kiosco

Pasé por el kiosco que el otro día no me vendió porque no tenían cambio de cien.
Pensé en entrar y decirle por qué no pienso entrar más. Pero no tendría sentido.
No tiene sentido decir porqué elegimos algo ni porqué lo rechazamos. Lo que elegimos es rechazado por otros y lo que rechazamos es elegido por otros.
Lo elegidos se creen buenos en general. Los rechazados suelen no saber que lo son, en tanto haya quien los elija.
El panadero que le gritó a la chica, no me echa de menos.
El verdulero que me dio mandarinas podridas, tal vez ya lo sabía.
Tinelli, Susana o Mirtha no saben de mi asco.
Yo no se por qué usted me lee.
Ni cuántos no lo hacen.
Gracias, en todo caso.