Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2018

¿El arte cambia al mundo?

En estos días me devano los sesos con esa pregunta. Que en realidad puede ser reformulada así: ¿hubo artistas que por su vida u obra cambiaron el curso de la Historia?
Pensemos en Miguel Ángel, Leonardo, Rafael y el resto de las Tortugas Ninjas. ¿El cambio lo hicieron ellos, o apenas fueron un reflejo genial de una deriva histórica que les abrió las puertas al Renacimiento?
  Porque la pregunta excluye a una subsidiaria de la Historia Universal, que es la Historia del Arte. Ahí, si en ese campo se la formulara, la respuesta sería obvia. Claro que hubo revolucionarios en cada una de las disciplinas, pero no necesariamente empujaron revoluciones de las posta, con toma de la Bastilla, sangre y fuego.
  El Don Quijote de la Mancha funda la novela moderna, pero hacia adentro, al interior de la obra, el mundo que cambia lo hace por otros motivos. Cervantes pasa a figurar en la Historia, pero no para cambiarla sino para reflejar el cambio. En cambio Juan Gutemberg... Es esa nueva máquina en la …

Todos los geniales deberían poder ser así de simples

El alma de las fiestas

Estuve en muchas empresas. Sea en la acepción entidad que hace plata o en la acepción emprendimiento o actividad, estuve en muchas, sobre todo en la época en que a todo respondía que Si.
 Me entusiasma parir proyectos, diseñar sistemas de trabajo, escribir fundamentos. Por el contrario, me la baja una vez que la cosa se pone a andar y entonces podría ser yo o un simio quien le de continuidad, me entro a aburrir con cara de Calamardo.

    También me aburre -creo que como a todos- hacer cosas al pedo. He leído por ahí acerca de Angola, la cárcel estatal de Luisiana. Entre otros martirios, leí que es común que obliguen a los reclusos a cargar unos pesados adoquines, desde una pila en una esquina del patio, hacia otra que se va formando en el otro extremo. ¿ Por qué?, no hay por qué, diría la china del video que se hizo viral. El motivo es la ausencia de motivo, la tortura es hacer las cosas porque sí. Un hombre puede soportar increíbles desafios físicos, pero necesita una razón; cuan…

Lunar

Me he quedado mirando la luna, esas veces en que está llena, me he colgado de ese brillo ajeno. Porque si la luna brilla es porque de otra parte la ilumina el idiota sol. La luna es la vida trascendente, el sol es la vida obvia y pedestre, la luna hace nacer y el sol me hace transpirar. Me he colgado de la luz de la luna, y pensé si en ese mismo momento un jabalí en medio del monte no estaría también mirando la luna a punto de descubrir alguna verdad como yo estaba por descubrir y al final no. Y también más de una vez me pregunté si un niño ucraniano habrá mirado la misma luna cuando en ucrania era de noche, si se habrá preguntado si una serpiente miraba la luna en ese momento, olvidándose de los ratones, asomada su cabeza fuera de la cueva, llenos sus ofídicos ojos de esa luz que ahora estoy mirando y se mete por la ventana y me enfoca como en un teatro. Porque eso tiene la luna, es un satélite de uso individual. Claro que además sirve para decir románticamente mirá que luna, amor.…

Decepticons

Sentimiento pelotudo la Decepción.
A veces me decepciono de personas, instituciones o series de televisión, pero no les digo nada porque la culpa de estar decepcionado es pura y totalmente del decepcionado, no del decepcionador. Yo mismo soy una persona basta decepcionante, pero no puedo hacerme cargo del lugar en el que me quieran poner. Y muchas veces lo hago a propósito. Jodansé. Así que nunca diré "me decepcionaste", porque sería reconocer un error de cálculo, una sobrevaloración, una burbuja bursátil, la percepción corregida y aumentada de personas y de cosas, distorsión que un día nos explota en la cara.
  Ya Séneca en su trabajo Sobre la Ira descubrió que uno de los motivos principales de la misma es el optimismo. Uno conoce la realidad de las personas y de la sociedad, lo sabe empíricamente, tiene pruebas, documentos, pero va y se hace ilusión de que todo sea diferente, va y se enoja por el camino que los sueños prometieron a sus ansias, proyecta sobre el coso o la…

Meritocracia

M lloraba. Lloró en la primera hora, en la segunda materia y en la tercera. Alguien le preguntó por qué lloraba y M contó. M contó que estaba a prueba en un call center, que no le gustaba pero que necesitaba trabajar, contó cómo era que la escuchaba el supervisor mientras la gente la puteaba, M contó que colgaron billetes de un piolín para que los trabajadores del call recordaran la meta.
Billetes colgados, como zanahorias para burros.

Sí, M, dan ganas de llorar